lunes, 20 de noviembre de 2017

TERAPIA DE LUZ PARA MEJORAR EL ESTADO DE ÁNIMO

La Terapia de Luz Ayuda a Corregir los Ritmos Circadianos Alterados

Al final del estudio, al menos se logró un 50 % de mejoría en los síntomas:
  • Un poco más del 33 % en el grupo placebo
  • 29 % en el grupo Prozac, por sí solo
  • 50 % en el grupo de terapia de luz, por sí sola
  • Casi el 76 % en el grupo de combinación activa (terapia de luz junto con Prozac)
Se logró una remisión en:
  • 30 % del grupo placebo
  • Un poco más de 19 % en el grupo Prozac, por sí solo
  • Casi 44 % en el grupo de terapia de luz, por sí sola
  • Casi 59 % en el grupo de combinación activa
En cuanto a la razón por la que la terapia de luz funcionó tan bien, los investigadores suponen que esta mejoría fue--al menos en parte--debido a que la luz brillante ayuda a restablecer su reloj biológico, o ritmo circadiano.
Otra hipótesis es que al regular la función del neurotransmisor, la luz podría funcionar de manera similar a los antidepresivos. Una falla en el estudio es que no incluyeron datos sobre la cantidad de exposición a la luz natural que recibieron las personas durante el estudio.

La Importancia de la Vitamina D

Las lámparas de terapia de luz, como el dispositivo Carex, utilizadas en este estudio, bloquean los rayos ultravioletas, y por lo tanto, no estimulan la producción de vitamina D, por lo que en este caso, los resultados son independientes de la vitamina D.
Dicho lo anterior, durante mucho tiempo la deficiencia de vitamina D se relacionó con el trastorno afectivo estacional7 y la depresión crónica.8 Por ejemplo, un estudio a doble ciego, aleatorizado9 y publicado en 2008, llegó a la conclusión de que:
"Parece haber una relación entre los niveles séricos de 25 (OH) D y los síntomas de la depresión. Suplementar con altas dosis de vitamina D parece mejorar estos síntomas que indican una posible relación causal".
Por lo tanto, si sufre ya sea de SAD o una depresión no estacional, sería muy recomendable que realizara una prueba de sus niveles de vitamina D. Si tiene niveles deficientes, tome medidas para optimizar sus niveles a un rango entre 40 y 60 ng/ml.
Es posible que la luz sea la conexión entre la vitamina D y la depresión, si consideramos que los receptores de vitamina D aparecen en gran parte del tejido cerebral, y los receptores de vitamina D activados aumentan el desarrollo neural del cerebro. Por lo tanto, es importante para la salud mental y función cerebral en general.
Ahora bien, cuando nos referimos a exponernos  a la luz solar para optimizar la producción de vitamina D, en realidad solo buscamos una pequeña porción del espectro de acción de la luz, porque la radiación de los rayos ultravioleta de onda media (UVB, por sus siglas en inglés) es la única porción capaz de realizar la fotosíntesis de vitamina D en la piel.
La luz solar natural contiene muchas otras longitudes de onda, y es posible que apenas alcanzamos a entender superficialmente en cuanto a identificar la actividad biológica influenciada por diferentes partes del espectro de los rayos del sol.
Por ejemplo, sabemos que su ritmo circadiano endógeno dirige toda una serie de procesos fisiológicos, el cual es calibrado al exponerse a la oscuridad y luz solar natural. Y si bien la luz del día en conjunto es beneficiosa para combatir la melancolía del invierno, ciertas longitudes de onda dentro del espectro de la luz solar podrían ser la clave del por qué la terapia de luz funciona tan bien para abordar la depresión.

La Luz Azul Tiene un Efecto Beneficioso en el Estado de Ánimo

Se ha descubierto que la luz azul es particularmente beneficiosa para mejorar su estado de ánimo--más que la luz roja o verde. Aunque la luz utilizada en el estudio presentado incluía longitudes de onda aproximadamente entre 440 nm y 710 nm (luz violeta, azul, verde, amarilla y roja), posiblemente el impacto de la luz azul en el estado de ánimo podría explicar algunos de los beneficios observados en este estudio.
Como referencia, en cuanto a los rayos ultravioleta de onda media (UVB) y los rayos ultravioleta de onda larga (UVA, por sus siglas en inglés), el primero aumenta los niveles de vitamina D; y el último, que está asociado con el daño de la piel, tiene longitudes de onda entre 290 y 400 nm.
La luz azul tiene una longitud de onda de aproximadamente 500 nm, seguida de la luz verde y amarilla, que se encuentran en el rango de 600 nm.
Según un estudio de 2010,10 la luz azul parece desempeñar un papel clave en la capacidad cerebral para procesar las emociones, y sus resultados sugieren que pasar más tiempo expuesto a la luz azul podría ayudar a prevenir y/o tratar el SAD y la depresión. Usualmente, la luz azul está presente en la luz exterior, por lo que su cuerpo absorbe una mayor cantidad durante el verano y menor cantidad en el invierno.
Debido a esto, los investigadores han sugerido que agregar luz azul a la iluminación de ambientes interiores--en contraposición a las típicas luces amarillas utilizadas normalmente--podría ayudar a mejorar el estado de ánimo y productividad durante todo el año, y especialmente durante el invierno.
No obstante, tome en consideración que debe evitar la luz azul durante la noche, ya que podría afectar su sueño. Una de las razones de tener insomnio y dormir mal, se debe a tener una excesiva exposición a los dispositivos tecnológicos que emiten luz azul, como la televisión y pantallas de computadora. La luz azul disminuye la producción de melatonina, lo cual evita que se sienta somnoliento.
En una entrevista previa, el investigador Dan Pardi explica el efecto peculiar que la luz azul tiene en su cerebro, lo cual esclarece un poco más acerca de por qué es tan importante que se exponga a la luz azul durante el día, y por qué es necesario evitarla durante la noche:
"[Los] bastoncillos y conos del globo ocular... son células especializadas que pueden translucir una señal de foto en una señal nerviosa... A mediados de los años ‘90s, se descubrieron unos tipos de células diferentes... [llamadas] intrínsecamente células ganglionares retinianas (ipRGC, por sus siglas en inglés) fotosensibles.
Estas realizan la misma función que los conos y bastones: translucen la luz en una señal nerviosa. Pero en vez de que la señal pase por la corteza visual, pasa por su reloj maestro. Esas células son más sensibles a la luz azul.
Si puede bloquear la luz azul, en realidad podrá crear algo llamado oscuridad circadiana u oscuridad virtual. Esto significa que puede ver, pero su cerebro no piensa que es de día; su cerebro piensa que se encuentra en la oscuridad. En la actualidad, esta es verdaderamente una solución práctica para vivir con luz artificial...
...Con un mayor nivel de conciencia, los futuros dispositivos digitales ajustarán la iluminación durante la noche para atenuar y emitir luz ámbar/roja [en vez de luz azul] de forma automática. Esto es mucho mejor para tener calidad del sueño y un ritmo circadiano saludable".

Aliméntese Adecuadamente y Haga Ejercicio

Si consideramos el hecho de que los antidepresivos no son más efectivos que el placebo, y en algunos casos son menos eficaces que el placebo (como se evidencia en el estudio presentado) y vienen con una larga lista de riesgos, sería conveniente considerarlos como un último recurso.
El periodista médico y candidato al Premio Pulitzer, Robert Whitaker, ha detallado los diversos inconvenientes y beneficios de varios tratamientos en sus dos libros: "Mad in America, and Anatomy of an Epidemic: Magic Bullets, Psychiatric Drugs, and the Astonishing Rise of Mental Illness in America"
(Enloquecer en América, y la Anatomía de una Epidemia: Balas Mágicas, Psicofármacos, y el Asombroso Aumento de las Enfermedades Mentales en los Estados Unidos), al señalar que en realidad el ejercicio físico es una de las principales cuestiones en la mayoría de los estudios--incluso cuando es comparado con los antidepresivos.
Esencialmente, hacer ejercicio funciona al ayudar a normalizar los niveles de insulina, mientras que incrementa los niveles de las hormonas cerebrales del "sentirse bien". Asimismo, los investigadores han descubierto que hacer ejercicio permite que su cuerpo elimine la kinurenina, una proteína dañina asociada con la depresión.11
Además, restaurar su salud intestinal es primordial. Literalmente, su intestino es su segundo cerebro, y puede influir significativamente en su mente, estado de ánimo y comportamiento. En realidad, su intestino produce más serotonina reguladora del estado de ánimo que su cerebro.
Para optimizar su microbioma intestinal, consuma alimentos reales, y asegúrese de incluir alimentos tradicionalmente fermentados, tales como vegetales fermentados, kéfir de leche sin pasteurizar, kombucha, y otros. Lo ideal es comenzar a hacer la transición de alimentos procesados ​​a alimentos enteros, y cocinarlos desde cero.
Mi plan de nutrición optimizado podría orientarle en la dirección correcta. Se sabe que, en particular, el azúcar refinado y la fructosa procesada tienen un impacto muy negativo en la función cerebral y salud mental en general.
Hay un excelente libro sobre este tema, "The Sugar Blues" (Dulce Melancolía), escrito por William Dufty hace más de 30 años, que profundiza en este tema muy detalladamente. Asimismo, dejar de consumir endulzantes artificiales eliminará la posibilidad de que sufra sus efectos tóxicos.

Otros Factores Que Afectan su Salud Mental

También, le recomiendo complementar su alimentación con grasas omega-3 de alta calidad de origen animal, tales como el aceite de kril. Este podría ser el nutriente más importante para tener una óptima función cerebral, al aliviar en esta forma los síntomas de depresión.
De hecho, un estudio realizado en 200912 mostró que las personas que tienen niveles inferiores de ácidos grasos omega-3 en la sangre eran más  propensas a tener síntomas de depresión y una perspectiva más negativa, mientras que las personas con niveles más elevados en la sangre mostraron un estado emocional contrario.
Como fue señalado anteriormente, la vitamina D es otra parte del rompecabezas de la salud mental. Lo ideal es exponerse a la luz solar, pero si opta por un suplemento, recuerde tomar vitamina K2 y magnesio junto con esto. Además, ya que la vitamina D es liposoluble, debe tomarla con alguna forma de grasa saludable, esto también le ayudará a optimizar su absorción.
Otros importantes cofactores que interactúan con la vitamina D, son la vitamina A, zinc y boro. Asimismo, tener deficiencia de vitamina B12 podría contribuir a la depresión, y esto afecta a una de cada cuatro personas.
Finalmente, debe asegurarse de dormir una cantidad suficiente de horas. La depresión y la falta de sueño tienen un vínculo bien establecido. De los casi 18 millones de habitantes en los Estados Unidos que padecen depresión, más de la mitad tiene problemas de insomnio. Si bien, durante mucho tiempo se pensó que el insomnio era un síntoma de depresión, ahora parece que en algunos casos el insomnio podría preceder a la depresión.13
Asimismo, una reciente investigación encontró que la terapia del sueño produjo notables mejorías en los pacientes deprimidos. Aunque existen diferencias individuales, como regla general, deberá tener el objetivo de dormir ocho horas por noche.
Aquí el mensaje principal es que uno o más factores del estilo de vida podrían ser los principales causantes de su depresión, por lo que sería aconsejable abordar los factores que se analizan en este artículo, antes de recurrir a un tratamiento farmacológico.

¿Que Lámpara de Terapia de Luz Debo Comprar?, depre en invierno ??

¿Que Lámpara de Terapia de Luz Debo Comprar?

La terapia de luz ha demostrado ser un tratamiento muy efectivo para curar la depresión estacional. Para saber que lámpara se adapta mejor a sus necesidades es importante que se fije en el rendimiento, el tamaño y la forma del dispositivo de la terapia de luz.
beurer_60820_TL40_application.jpg
La ausencia de luz sola que nuestro cuerpo sufre durante los meses de invierno, junto con sus consecuencias, como problemas de concentración, fatiga, letargo, incremento del apetito e incluso depresión, han sido reconocidos como problemas realmente serios. Para esta condición conocida como SAD por sus siglas en Ingles (Seasonal Affective Disorder o Trastorno Afectivo Estacional), la terapia de luz ha probado ser un método de terapia bastante efectivo. Los fabricantes en el norte de Europa producen grandes cantidades de dispositivos para terapia de luz. En estos países, la falta de luz durante el invierno es particularmente evidente y lleva a una gran demanda de equipos de alta calidad. Por eso no es de sorprender que Valkee - uno de los dispositivos de terapia de luz con una forma y manera de aplicar muy peculiar - venga directamente de Finlandia. Este es un dispositivo de terapia de luz portátil que se parece mucho a un MP3 y ofrece terapia de luz canalizando de manera segura luz brillante directamente a regiones fotosensibles del cerebro a través del canal auditivo.
Las lámparas para terapia de luz tradicionales, sin embargo, están diseñadas para usar en casa. Estas lámparas envían luz con la calidad y potencia de la luz solar, que se percibe a través de los ojos y se transmite al cerebro. Puede poner la lámpara de terapia de luz en la mesa o colgarla en la pared. Al escoger el dispositivo de terapia de luz, asegúrese de que entiende que tan lejos o cerca de la lámpara necesita estar para poder obtener el efecto deseado. Dependiendo en el tipo de actividad que desea realizar durante el tratamiento, la potencia de la luz de la lámpara variara. Cuanto más fuerte la luz, la mayor cantidad de watts que se necesitan y la mayor distancia a la que podrá usted sentarse para beneficiarse de sus efectos. Por otro lado, usted puede reducir el tiempo de tratamiento sentándose más cerca de la unidad. Las clínicas y centros de terapia de luz son lugares que poseen lámparas particularmente grandes, como las de Davita. La ventaja de estas lámparas es que muchas personas pueden tomar el tratamiento al mismo tiempo. 

¿Una Lámpara Simplemente Práctica o Una con Gran Diseño?

Las lámparas de terapia de luz normalmente tienen un diseño simple y atractivo que permite que se pueda agregar a cualquier hogar, sin importar que tipo de decoración tenga. El Beurer TL40 por ejemplo, es una lámpara de terapia de luz muy atractiva con un precio muy competitivo. Con un precio un poco más alto pero equipado con lámparas más potentes esta la unidad Happy Life Phototherapy, la cual le permitirá sentarse mas alejado de la lámpara o acortar la duración del tratamiento. Si desea usar la lámpara de terapia de luz como una lámpara normal en su salón y no tiene ningún problema en invertir un poco mas de dinero en un diseño en particular, puede encontrar su lámpara favorita entre las lámparas de terapia de luz de Innosol. Estas lámparas convencen no solo con su rendimiento sino también con su diseño, funcionalidad y calidad. La compañía Davita no solo ofrece lámparas de terapia de luz grandes, sino también más pequeñas, diseños de alta calidad que lo pueden mantener a una distancia cómoda para la terapia de luz. Si flexibilidad y portabilidad son aspectos importantes, entonces el Caremaxx Lite Pad, que ofrece solo 5000 lux pero es ideal para llevarla a la oficina o a cualquier lugar donde se vaya de viaje. 
17.09.Thomas Toernell

sábado, 18 de noviembre de 2017

Nuestro sufrimiento no depende del afuera”


Alegre y sabio

Su sola presencia lo pone todo en su lugar, una calma cálida se expande. La felicidad viene de dentro, no la encontraremos fuera, dice. Para no sufrir, hay que cultivar la mente. “¿Qué más?”, te preguntas sabiendo que durante30 años su quietud le convirtió en lugar de reposo de los pájaros. Entenderel alcance de sus palabras requiere detenerse. La invasión china le obligó a huir de Tíbet, y lo hizocon una reliquia bajo el brazo, la cabeza de un insigne lama que quería entregar al Dalái Lama, pero no pudo acceder a ély vivió un año en las calles de Dharamsala hasta que el Dalái Lama soñó que alguien tenía algo que entregarle. Desde entonces son viejos amigos. Visitó Barcelona invitado por el centro de meditación Tushita.



Treinta años en silencio meditativo?
Dirigía un monasterio, pero decidí abandonar para hacer ese largo retiro: comencé a los 49 años y acabé a los 79.
¿Por qué?
Los médicos tibetanos son también astrólogos y entienden el cuerpo humano como un todo conectado con el universo. Mi médico astrólogo me dijo que mi vida terminaba a los 49 años.
Y usted quería vivir más...
Sí, porque no había tenido tiempo de cultivar la paz y la felicidad en mi interior.
¿Qué ha aprendido en esos años?
Al principio fue muy difícil porque mi mente todavía no estaba domada, pero fui apaciguándola y entendiendo poco a poco cómo actúa y por qué sufrimos.
Pero si usted entró en un monasterio a los seis años, ya meditaba, ya comprendía...
Meditaba y practicaba para desarrollar una mente de amor y gentileza hacia los otros, pero lo hacía a base de voluntad y comprensión intelectual, pero yo no era una mente en paz.
¿Cuál es la diferencia?
Ahora cada célula de mi cuerpo conoce la causa de nuestro sufrimiento y he podido desarrollar esa mente de amor hacia los otros sin expectativas, sin esfuerzo ni condescendencia, sin necesidad de planteármelo. Soy simplemente feliz.
Entiendo.
Ahora cuando la gente me habla de su sufrimiento tengo la certeza de que ese sufrimiento está en su interior, que no depende del afuera, y puedo guiarles hacia una mente clara.
¿Cómo se hace?
Desenmascarando los engaños mentales, esas emociones aflictivas como el orgullo, el apego, el enfado y otras mentes dañinas que son ­adventicias, que no forman parte intrínseca de nuestra mente y, por lo tanto, se pueden eliminar.
¿Por qué están tan arraigados?
Porque nos enseñan a hacer, a ser, pero no quiénes somos.
¿Cómo desarrollar esa mente sabia en nuestras ajetreadas vidas?
El mundo se ha hecho tan pequeño, influimos tanto los uno en los otros, que es necesario que trabajemos juntos. Científicos, psicólogos, representantes de diferentes religiones, humanistas, filósofos..., juntos debemos cambiar el enfoque de fuera a dentro por lo contrario.
De dentro a fuera.
Exacto, porque, si no, nada tiene sentido. Nos casamos, tenemos hijos, amigos, trabajos…, y hacemos todo eso para ser felices, sin éxito.
Ya.
...Esas cosas buenas de la vida en las que ponemos todas nuestras esperanzas están irremediablemente unidas al sufrimiento si no somos capaces de observar la propia mente e identificar las emociones dañinas. Estamos llenos de voces aflictivas (apego, enfado, orgullo, avaricia, rabia, ego, miedo… ) y creemos que esas voces somos nosotros.
Es difícil corregir lo que no identificas.
Por eso necesitamos que la ciencia, la sociología y la religión investiguen juntas y nos ayuden a comprender. Juntos..., estemos juntos.
Es una propuesta interesante.
De la misma manera que hacemos yoga para tener nuestro cuerpo sano, debemos practicar para tener la mente sana.
¿De qué manera?
Ejercicios cotidianos de escucha a uno mismo, de conexión. Eso nos lleva a una mente positiva, que es la única capaz de bondad. Comprender que el sufrimiento surge de ti mismo es algo radicalmente transformador que cambia tu mirada hacia el mundo y, por tanto, cambia el mundo. Es poderosísimo.
¡Ha invertido usted 30 años!
Toda la vida, porque la desconexión de uno mismo es enfermedad, es confusión, es locura.
Está claro.
Mi gran responsabilidad es mantener mi mente pura. Así he encontrado la felicidad dentro de mí y puedo transmitir, irradiar felicidad a los otros, contagiarlos, cuando están a mi lado.
Dicen que entró usted en el retiro con el pelo blanco y salió con el pelo negro.
Yo le cortaba el pelo a un lama anciano que vivía cerca de mi monasterio y que siempre bromeaba: “Tienes el pelo completamente blanco, je je, pareces tú más anciano que yo, algo haces mal”.
¿Qué hacía mal?
Me esforzaba. Comprendí que para ser feliz tenía que soltar, estaba aferrado a mi sufrimiento. La felicidad es salud. Fue así como mi pelo se volvió negro, y entonces comprendí.
¿Por qué decidió abandonar el retiro?
Apenas comía. Una doctora italiana, que me visitaba desde hacía muchos años, me propuso que fuera a su país: “Así yo puedo nutrir tu cuerpo y tú ver un poco de mundo”. Me animé, conocí a más personas que me pidieron que les diera algunas enseñanzas, y no supe negarme.
¿Qué le ha sorprendido del mundo?
La rueda del sufrimiento humano.
Quien sufre inflige sufrimiento. ¿Cómo cultivar la felicidad genuina sin ser monje?
Hay que estar alerta a nuestro enemigo, la mente aflictiva cuyo producto es la rabia. Y cuando te sientes ofendido por un comentario o una actitud ajena, hay que recurrir al amor, la paciencia, la tolerancia y la amabilidad.
Pero...
...Sin cuestionarlo, se ha de convertir en un acto reflejo: acudir a la esenci

LA MANADA Y SU VIOLACIÓN

LA MANADA Y SU VIOLACIÓN por Beatriz Gimeno.
Una violación no es nunca sólo una violación por más que la víctima la viva lógicamente como única y absolutamente personal.
 Una violación, y el consiguiente juicio y tratamiento social son un reflejo de la historia de las relaciones entre hombres y mujeres y un reflejo social, simbólico, material, jurídico, mediático etc., de la posición de mujeres y hombres en una sociedad dada. Se podría hacer una historia de las relaciones entre los sexos y de la posición social de las mujeres simplemente haciendo un seguimiento de los casos de violación conocidos, de cómo se juzgan, de cómo se tratan socialmente, de cómo se castigan o no se castigan y también de a quién se castiga.

 Por eso el juicio que se está celebrando en Pamplona por la violación múltiple de una chica durante los San Fermines de 2016 es histórico en muchos sentidos, más allá de lo que signifique para la víctima, que esté en juego su propia vida, su necesaria reparación y, a partir de ahí, su curación futura. 

Si todas las violaciones nos incumben a todas las mujeres, esta nos afecta especialmente, al venir acompañada de otros elementos que la han convertido en un compendio de lo que significa la cultura de la violación y al ocurrir en un momento en el que las mujeres estamos abandonando el silencio habitual frente a las agresiones sexuales que todas vivimos por el hecho de ser mujeres.

 Lo que está ahora en juego es la respuesta que el Estado va a dar a una agresión especialmente brutal y si la cultura de la violación va a salir reforzada o fragilizada de este juicio. Su tratamiento, su castigo, su reparación, nos incumbe a todas porque el tratamiento judicial, social y mediático que se le dé a esta violación nos va a mostrar si el contexto de legitimación en el que los agresores se sienten impunes y culturalmente adaptados está siendo cuestionado o no.

ELLOS, MACHISTAS, AGRESORES CONFESOS, PRESUNTOS VIOLADORES, LLEGAN AL JUICIO SIEMPRE IMPOLUTOS. SON HOMBRES. ELLA, EN CAMBIO, LLEGA CARGANDO UNA MALETA DE DESCRÉDITO, SOSPECHAS, ACUSACIONES, ES UNA MUJER Y SÓLO POR ESO TIENE MUCHO QUE DEMOSTRAR

La violación, como sabemos, no siempre ha sido un delito y aun cuando lo fuera no siempre ha sido un delito grave. En muchas ocasiones lo que se castigaba era el uso del cuerpo femenino entendido como propiedad de un hombre y no como la vulneración de nuestra libertad y de nuestra dignidad. 

Para que pudiera ser considerada un ataque a nuestra libertad y dignidad tuvimos primero que constituirnos como sujetos con derechos, con libertad y dignidad, ciudadanas, cuestión esta que nos ha llevado siglos y que es un proceso que está lejos de haber concluido. Durante toda la historia, además, la violación ha sido un comportamiento masculino naturalizado, algo que estaba en el orden normal de las cosas. 

Por eso no es como cualquier otro delito y por eso no es nunca fácil castigar a los culpables. Cierto que existe también para los violadores, como para cualquier delincuente, la presunción de inocencia, pero cuando hablamos de violación los términos se invierten siempre. 

No creo que haya ningún otro crimen en el que la víctima tenga que demostrar no que los acusados son culpables, sino que ella misma es inocente. Esa exigencia planea siempre sobre cualquier caso de violación y si no es en el tribunal, será en los medios o en la sociedad en su conjunto. La víctima de una violación tiene primero que demostrar que es inocente para poder condenar a los culpables. ¿Inocente de qué? Pues de ser una mala mujer, es decir, una mujer que merecía ser violada.


Para empezar, la víctima tendrá que demostrar que no tiene parte de culpa en lo que ha pasado. La primera culpa es estar donde no debía; ponerse a tiro de los irreprimibles y naturales deseos masculinos. Los hombres son así y si no quieres que te violen no estés donde no debes: no estés sola, no estés en la calle a horas tardías, no te sientes en un banco como si esperaras algo, no te vayas con ningún hombre, no entables conversación con desconocidos, no te vayas con él o ellos a un bar.
 Es decir, fundamentalmente no seas como ellos, que pueden hacer todas esas cosas tranquilamente. No olvides que el sitio de las mujeres no es la calle, ni andar sola, ni olvides que los hombres son siempre un peligro; si lo olvidas… es cosa tuya. La segunda cuestión es demostrar que verdaderamente no querías que te violaran. No hay que demostrar que ellos te violaron, sino que tú no querías que tal cosa ocurriese. 

Se da por hecho que lo normal --si has transgredido las normas del punto 1-- es que ellos lo intenten. Lo masculino es tener siempre ganas de meter la polla en cualquier orificio de una mujer, piense lo que piense ella del asunto. Y lo normal es también tratar de vencer la primera negativa femenina, que se supone que es, también, lo normal en las mujeres. Una negativa no es bastante. Se exige siempre una especie de negativa cualificada que queda a criterio de los que juzgan. Porque volvemos a lo anterior, el comportamiento de ellos es lo normal, eso queda fuera del foco. 

Si la mujer no se resiste lo bastante --y aunque explique hasta la saciedad que no quería-- el comportamiento de ellos no merecerá reproche. ¿Y cuánto es bastante, mucho, poco? Nunca se sabe, eso queda a juicio de los que juzgan e intervienen muchas variables. En principio parece que hay que arriesgarse a un daño mayor, porque se supone que una mujer decente ha de preferir cualquier cosa a ser violada. Eso suele ser un criterio. Porque ser violada es lo peor y la que piense que peor es morir o sufrir más daño físico, esa ya entra en la categoría de sospechosa. Antiguamente, las mujeres se quitaban la vida antes de permitir que las violaran. De esas no quedaba duda de que verdaderamente no querían ser violadas, de todas las demás nunca está claro.


La tercera cuestión es que se trata de la palabra de una contra la de otro(s). No hay testigos. ¿Cómo se va a creer a las mujeres si hasta hace poco (y aun en muchos lugares) nuestra palabra valía la mitad que la de un hombre ante un tribunal? Un hombre siempre tiene presunción de verosimilitud, nosotras no y mucho menos cuando con nuestra sola palabra podemos hundir la vida de unos chicos normales y socialmente adaptados.

 La víctima de una violación muy a menudo sólo tiene su palabra, y eso en un contexto cultural en el que abrumadoramente se considera que las mujeres somos mentirosas, y así lo atestiguan refranes, frases hechas, personajes que pueblan obras de teatro, novelas, películas. Mentirosas y, además, odiamos a los hombres y queremos hacerles daño. El hecho de que una mujer decida denunciar una violación sabiendo que eso significa exponer su intimidad, su vulnerabilidad, ser juzgada, arriesgarse a ser cuestionada, rememorar el suceso en lugar de olvidarlo… eso no da apariencia de verosimilitud a la cuestión, más bien al contrario. Exponerse a pasar por todo ello también es sospechoso.

Y por último, la respuesta que se tenga a la violación influye en la consideración de la misma. Es decir, para que sea verdadera violación tienes que hundirte después y ya no levantarte; tienes que decretar que tu vida se ha roto de manera irremediable, cualquier otra reacción te convierte --también-- en sospechosa. Si tan grave es… ¿cómo es que no te mueres? ¿Cómo es que no te tiras a la pira? ¿No será que, en realidad, no te ha desagradado tanto como dices? Y así, volvemos al principio en un bucle de imposible resolución. 

Esto es lo que ha debido pensar el juez cuando ha admitido como prueba una investigación sobre la vida de la víctima. ¿Qué tiene que ver la vida anterior o posterior de la víctima con lo que ocurrió en aquel portal? ¿Qué más da, a la hora de juzgar si hubo o no agresión, que la chica se recuperara pronto o tarde? ¿Qué más da si recuperó su vida normal o no pudo hacerlo? ¿Qué relación tiene con el delito que después del suceso ella se divirtiera con sus amigas o se fuera de viaje? En definitiva: ¿a quién se está juzgando?
En cambio, la vida de ellos sí que tiene importancia. En este caso, en cambio, el juez ha considerado que el siguiente mensaje no tiene nada que ver con el asunto: “Tengo reinoles [rohypnoles] tiraditas de precio. 

Para las violaciones”. “Hay que empezar a buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas… para no pillarnos los dedos porque después queremos violar todos”. “Violaría una rusa que vea despistada y palizón a un niño de 12 años inglés. 2-0 y pa casa”. Que en su vida anterior los agresores hablaran repetidamente de que se estaba preparando para violar a una mujer no lo admite el juez como prueba, debe ser el comportamiento masculino habitual; que haya sobre ellos una denuncia por otra violación no importa, los hombres son así; que su comportamiento y su actitud ante las mujeres sea de un machismo insoportable no cuenta porque, ya sabemos que las violaciones no tienen nada que ver con el machismo y que todos los hombres hacen chistes sobre la cuestión.

Ellos, machistas, agresores confesos, presuntos violadores, llegan al juicio siempre impolutos. Son hombres.

 Ella, en cambio, llega cargando una maleta de descrédito, sospechas, acusaciones, es una mujer y sólo por eso tiene mucho que demostrar. Queda mucho juicio por delante, es cierto. Ojala que no se cumplan algunos malos presagios.


AUTORA
Beatriz Gimeno

LA MANADA SOMOS NOSOTRAS por Anita Botwin !!!

LA MANADA SOMOS NOSOTRAS por Anita Botwin



En el camino, aprovechando que estaba abierto el portal número 5 de la calle Paulino Caballero, sujetaron a la joven “por las muñecas” y la obligaron a entrar. La rodearon y, “valiéndose de su superioridad física y de la imposibilidad” de la víctima “de pedir auxilio”, realizaron varias agresiones sexuales “mientras grababan los hechos”. Luego, le quitaron el móvil de la riñonera y abandonaron el lugar. Las grabaciones muestran que las relaciones no fueron consentidas.

Así es como empieza y termina el juicio de La Manada, de los cinco agresores sexuales que aprovecharon una noche de borrachera en los Sanfermines para usar el cuerpo de una mujer indefensa y sola.

El problema más grave de la cultura de la violación es que da amparo al agresor y normaliza su comportamiento. Se le quita peso. “No es para tanto”, “ella iba provocando”, “nunca dijo que no” –aunque tampoco dijera que sí-, “lo estaba deseando, si no ¿por qué quedó conmigo?”. Hay algunos que se creen que las mujeres somos vaginas andantes que pueden penetrar cuando les interese. En esta cultura machista, de la violación, nosotras somos los objetos para satisfacer al sujeto. Sin ir más lejos, cada ocho horas violan a una mujer en España.

Lo más grave de esta realidad es que la sociedad calla y ampara al agresor. Se cree que la víctima no tiene nada mejor que hacer que inventarse que la han violado entre cinco. Tras eso, la defensa de uno de los agresores contrata a un detective privado para que siga a la víctima. Demuestran que la chica está intentando hacer su vida: ir a la universidad, quedar con amigas… Tras eso, parte de la prensa se extraña de que la chica haya sido agredida porque ahora va a la universidad. Lo normal sería estar encerrada durante un año, e incluso suicidarse.

La cultura de la violación permite que haya medios que se burlen de la vida de la víctima. Se espera que la víctima además de serlo lo aparente. Y si esa mujer no se pasa un año con las piernas cruzadas, dará que hablar, se sospechará de ella, se pensará que no está tan mal y que, por tanto, y a pesar de las pruebas, no ha habido agresión. Sólo ha sido una chiquillada. Pasemos página y hasta la próxima.

Estos individuos y tantos otros no hicieron más que ejercer el poder desde el sexo. Por eso, debe ser crucial trabajar sobre nuevos modelos de masculinidad que nos permitan construir una sociedad sana e igualitaria.

Desde las redes sociales se ha denunciado la vista bajo el hashtag la justicia es patriarcal. En este caso el juez ha rechazado como prueba los Whatsapps de La Manada, pero acepta el informe de un detective privado sobre la vida de la víctima. Se ha puesto el grito en el cielo, y no es para menos. Aunque algunos letrados aseguran que aceptar una prueba no significa aprobarla. Me pregunto si el derecho a la intimidad de la víctima no prima por el derecho de los acusados. Me pregunto también si es lícito admitir “pruebas” a posteriori de los hechos en cuestión.

La manada no son quienes depredan sexualmente y destrozan la vida de la víctima. La manada somos nosotras, las que luchamos contra la impunidad y las violencias machistas y la violencia de género. La manada somos nosotras y aullaremos bien alto para que se nos escuche. Para este viernes hay convocada una concentración frente al Ministerio de Justicia en repulsa por los acontecimientos. Si hay algo que queda claro desde el feminismo es que si nos tocan a una, nos tocan a todas y no pararemos hasta que se haga justicia, se invierta en educación y se cambie el modelo de pensamiento tradicional.

AUTOR
Anita Botwin
Gracias a miles de años de machismo, sé hacer pucheros de Estrella Michelin. No me dan la Estrella porque los premios son cosa de hombres. Y yo soy mujer, de izquierdas y del Atleti. Abierta a nuevas minorías. Teclear como forma de vida.

BESAYUNAME

MI BESAYUNAME


Que vida más complicada
con lo fácil que era antes...
Ahora ya no puedes llevar chuches a los niños por qué casi todos llevan hierros en las bocas y se pegan las gomitas.Ni puedes comprar bollería por el gluten las intolerancias Tampoco según que juguetes por las piezas chiquititas ni se te ocurra dar una vuelta en bici sincasco ni en patines sin rodilleras.Tampoco juegues a según qué te puede crear adicción. Cuidadín con el aceite de palma toma jengibre y nada de sol.sobre todo nada azúcares refinados.los huevos ecológicos y criadas libremente .los zapatos echos en España.y nada de bebidas con gas.......QUE LES REGALO A MIS SOBRINAS QUE NO SEA TÓXICO YA LO SEEE QUE JUEGUEN COMO MUCHOS DOMINGOS A PINTAR PIEDRAS EN EL HUERTO DEL ABUELO eso siiii que no sean piedras de restos romanos que VOY A LA CÁRCEL.YO CREO QUE ENVIAROS BESOS DE CHOCOLATE AUN NO ES TÓXICO PUES MIL BESOS DE CHOCOLATE

viernes, 17 de noviembre de 2017

11 sintomas de la ansiedad

Cuando hablamos de enfermedades mentales, es habitual que exista cierta confusión: no es lo mismo pasar una temporada triste, de bajón, o desanimado que padecer una depresión; no es lo mismo tener cambios de humor esporádicos que padecer un trastorno de bipolaridad; no es lo mismo comer un día más de lo conveniente que padecer un trastorno alimenticio.
Lo mismo ocurre con la ansiedad. Sentir nervios y ansiedad de vez en cuando es algo normal. Puede pasarnos antes de un examen, si tenemos un encargo importante en el trabajo o ante problemas personales que nos preocupen especialmente. Eso no es lo mismo que padecer un trastorno de ansiedad.
Las personas afectadas por este problema puede llegar a sentirse incapacitadas para llevar una vida normal debido a los sentimientos de angustia y estrés que les producen situaciones que para otros son completamente normales y manejables. Aunque es una enfermedad que hace sufrir mucho a quienes la padecen, habitualmente con terapia y si es necesario con la ayuda de algunos medicamentos, esas personas pueden conseguir llevar una vida normal y retomar el control de sus emociones.

Qué es la ansiedad y sus distintos tipos

La ansiedad es una enfermedad mental que causa a quien la padece un miedo irracional a situaciones cotidianas que no tienen objetivamente nada de amenazantes. En un trastorno de ansiedad, si no se le pone remedio, esos miedos no desaparecen sino que normalmente aumentan con el tiempo, llegando a afectar a su capacidad para llevar una vida normal.
Existen distintos tipos de ansiedad. Algunas características son comunes a todos ellos mientras que otros son específicos de alguno en concreto.
ansiedad-depresion-estres
1. Trastorno de pánico. Ataques de terror que aparecen de pronto y pueden causar sudoración, palpitaciones y dolor en el pecho, haciéndote pensar que estás a punto de sufrir un infarto.
2. Trastorno de ansiedad social. También llamado fobia social, supone una preocupación y nerviosismo exacerbados provocados por situaciones sociales cotidianas, por miedo a ser juzgado por los demás, quedar en ridículo o avergonzado.
3. Fobias específicas. Miedo irracional a cosas concretas, como las alturas, los espacios cerrados, algunos animales...
4. Trastorno de ansiedad generalizada. Sentimientos de terror provocados por motivos inexistentes o poco realistas.

Cómo puedes saber si sufres ansiedad

La diferencia entre la ansiedad, digamos, normal y la patológica no siempre es fácil de distinguir. Si se trata de algo subjetivo, ¿qué se considera normal? Aquí tienes algunos síntomas que pueden ayudarte a determinar si sufres un trastorno de ansiedad y te vendría bien pedir ayuda.

1. Preocupación excesiva

Es el principal síntoma de la ansiedad: un miedo y una preocupación excesivos. ¿Pero qué es excesivo?
En este caso, se considera una preocupación excesiva si tienes pensamientos angustiosos la mayoría de los días de la semana durante más de seis meses. Además, son pensamientos que interfieren de alguna forma con tu día a día habitual y que pueden ocasionar otros problemas, como estrés o fatiga.
La clave está en si esa preocupación te está causando sufrimiento y problemas para llevar una vida normal.

2. Problemas para dormir

Tener problemas para quedarse dormido o para dormir del tirón es un problema a veces sin importancia, cuando ocurre solo ocasionalmente, por ejemplo antes de un evento importante.
insomnio-ansiedad-dormir
Pero si te pasa a menudo que no puedes dormir porque te sientes nervioso por un problema concreto o por nada en particular, y te pasas la noche dando vueltas en la cama y a la cabeza, puede que sea señal de que padeces ansiedad. También si nada más despertarte ya estás angustiado, con la cabeza a mil por hora y eres incapaz de parar.

3. Miedos irracionales

Si sientes un miedo desproporcionado a una situación cotidiana, como coger el ascensor, o esporádicas, como toparte con una serpiente, quizá padezcas una fobia, que es un tipo de ansiedad. Con desproporcionado nos referimos a un miedo paralizante, que eres incapaz de superar y que no está a la altura del riesgo que supone esa situación, en principio mucho menor.
Muchas fobias no son evidentes, bien porque aparecen de repente donde antes no había ningún miedo o bien porque están relacionadas con situaciones poco habituales que la persona que las padece no se ha encontrado en décadas.

4. Tensión muscular

A menudo los trastornos de ansiedad van acompañados de tics musculares como apretar los puños o las mandíbulas, tan interiorizados que la persona que la padece puede no darse cuenta de que lo está haciendo.
Hacer ejercicio es una buena forma de desahogar esa tensión y mantener los músculos bajo control. Algunas personas con ansiedad necesitan utilizar protectores dentales por las noches, porque una vez dormidos vuelven a apretar las mandíbulas sin darse cuenta.
ansiedad-tension-muscular

5. Indigestión frecuente

Aunque la ansiedad es una enfermedad mental, a menudo se manifiesta en síntomas físicos por todo el cuerpo. Uno de los más habituales son los problemas digestivos: malestar, náuseas, gases, estreñimiento o diarrea son algunos síntomas comunes que pueden estar relacionados con la ansiedad.
A menudo ambos problemas se retroalimentan: el malestar digestivo produce ansiedad y cuanta más ansiedad, mayores problemas digestivos.

6. Miedo escénico

A la mayoría nos causa cierto nerviosismo hablar en público. Pero si en tu caso el nerviosismo ocupa tu cabeza varias horas al día durante semanas antes de tu intervención y lo hace de un modo que te hace sufrir y te impide llevar a cabo tu vida normal (no te deja concentrarte, te quita el hambre y el sueño...), quizá padezcas un trastorno de ansiedad social.
El miedo no tiene lugar solamente antes del evento, también después: las personas que lo padecen pueden pasarse días y semanas dándole vueltas a cómo lo hicieron y cómo les juzgaron los demás.

7. Inseguridad

Un trastorno de ansiedad social no se manifiesta solamente cuando el afectado debe hablar en público: a menudo cualquier interacción social, como hablar con una persona desconocida en una fiesta, se convierte en una fuente de ansiedad debido a la inseguridad.
Esta ansiedad puede transformarse en temblores, náuseas, enrojecimiento de la cara o sudores. Esto puede dificultar o impedir el mantener relaciones sociales normales, conocer gente nueva o progresar tanto en la etapa académica como en la laboral.

8. Ataques de pánico

En un ataque de pánico el paciente experimenta un sentimiento repentino de terror acompañado por síntomas físicos como dolor en el pecho, palpitaciones, sudores, visión borrosa...
ataque-panico-ansiedad
No todo el mundo que sufre ataques de pánico padece ansiedad, pero si los ataques de pánico se repiten, puede que esa persona padezca un trastorno de pánico. Los afectados a menudo viven en un estado de ansiedad, temiendo el siguiente ataque de pánico y evitando aquellos lugares donde han padecido ataques de pánico anteriormente.

9. Flashbacks angustiosos

Recordar y revivir eventos traumáticos es uno de los síntomas del síndrome del shock postraumático (PSTD), que hasta hace poco se consideraba un tipo más de ansiedad y no una patología en sí misma.
En el caso de las personas que padecen ansiedad, a menudo no son recuerdos de experiencias traumáticas, o al menos no obviamente traumáticas, sino de momentos que resultaron especialmente angustiosos, como haber sido ridiculizados o haber pasado mucho miedo.

10. Perfeccionismo exacerbado

La atención obsesiva por los detalles es uno de los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo, pero algo similar puede ocurrir a las personas que padecen trastornos de ansiedad: si pasas mucho tiempo preocupado por no cometer errores, o por errores cometidos en el pasado, o por cómo pudiste hacer mejor algo que ya está hecho, quizá sea un problema de ansiedad.

11. Cuestionarte a ti mismo continuamente

La autocrítica y autoexploración son algo muy sano, pero cuando se convierten en un eco machacón dentro de tu cabeza que se cuestiona continuamente todo lo que haces, puede ser síntoma de un trastorno de ansiedad.
Las personas que lo padecen se preguntan cosas difíciles de responder, como por ejemplo: "¿quiero a mi pareja tanto como mi pareja me quiere a mí?" y sufren con la incertidumbre de no poder darse una respuesta completa.
ansiedad-trastorno-angustia

Causas de la ansiedad

Como ocurre con muchas otras enfermedades mentales, no está claro qué causa la ansiedad, pero parece ser una conjunción de factores que van desde la bioquímica del cerebro hasta cambios en el entorno pasando por factores genéticos. A veces el trastorno de ansiedad se da en varias generaciones de una misma familia.

Consejos para manejar la ansiedad

El tratamiento para la ansiedad incluye acudir a terapia y algunos medicamentosque se prescriben bajo receta y que no deben tomarse sin control médico, como antidepresivos, antipsicóticos y ansiolíticos.
Pero hay algunos cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a mantener la ansiedad bajo control.

1. Reduce la cafeína

Intenta reducir tu ingesta diaria de cafeína tomando menos café, té, chocolate, refrescos y bebidas energéticas. La cafeína estimula el sistema nervioso y puede acentuar los síntomas de la ansiedad.

2. Come bien y haz ejercicio

Al ejercitarte, tu cerebro libera sustancias que ayudan a reducir la sensación de estrés y que mejoran tu estado de ánimo general.
ejercicio-ansiedad-angustia

3. Duerme y descansa

La ansiedad pasa factura entre otras cosas por agotamiento. Crea una rutina que te ayude a descansar y si tienes problemas para dormir consulta con tu médico.

4. Consulta siempre con tu médico

Antes de empezar a tomar cualquier medicamento o producto de herbolario, consulta siempre con un especialista, porque algunos de ellos pueden tener componentes que empeoren los síntomas de la ansiedad.